Queremos mostrarles a ustedes de forma resumida los esfuerzos y apuestas de negros, indígenas eperara-siapidaara, indígenas Nasa y Campesinos para


Save this PDF as:
 WORD  PNG  TXT  JPG

Tamaño: px
Comenzar la demostración a partir de la página:

Download "Queremos mostrarles a ustedes de forma resumida los esfuerzos y apuestas de negros, indígenas eperara-siapidaara, indígenas Nasa y Campesinos para"

Transcripción

1

2 Queremos mostrarles a ustedes de forma resumida los esfuerzos y apuestas de negros, indígenas eperara-siapidaara, indígenas Nasa y Campesinos para reconstruir sus vidas en una región azotada por la violencia.

3 Situación geográfica La Hoya hidrográfica del Río Naya, está ubicada entre los departamentos del Valle y del Cauca. Tiene una área aproximada de hectáreas. Va desde la cresta de la cordillera occidental hasta el océano pacífico y limita con las cuencas de los ríos Micay y Yurumanguí.

4 Población Grupo Ubicación Población Indígena nasa (paez) Alto río Naya Afrocolombiano/ campesino Alto río Naya 805 Blanco-Mestizo/ campesino Alto río Naya 313 Afrocolombiano/ribereño Medio y Bajo río Naya Indígena Eperara Siapidaara Bajo Naya 296 Población desplazada 800 Total

5 Características de la región y de sus pobladores El Naya es una región donde se encuentran la mayoría de problemas que caracterizan a la actual Colombia: Está poblada por cuatro grupos socioculturales diferentes, que debido a procesos económicos ajenos a sus necesidades, perdieron buena parte de las relaciones de convivencia, construidas durante muchos años. La parte alta del río Naya tuvo una afluencia significativa de personas que llegaron allí para cultivar la coca. Convirtiéndose para esta parte del Naya la actividad económica dominante, convirtiendo a sus habitantes, indígenas Nasa y campesinos en importadores netos de alimentos.

6

7 En la parte baja del río Naya, habitada por comunidades negras y el pueblo indígena eperara siapidaara se practica una agricultura de subsistencia, complementada por prácticas de pesca y caza. También se practican actividades mineras artesanales y corte y comercialización de madera.

8 Aunque es un territorio relativamente joven, posee señales de decrepitud, debido a la alta contaminación de sus ríos y quebradas por los desechos tóxicos de la producción de la coca. En la parte alta del río pesar haber altos ingresos, existe un alto índice de enfermedades que como la tuberculosis, caracterizan la pobreza

9 Hay una alta movilidad horizontal de la población (gente que entra y sale) pero poca movilidad vertical (pocos progresan). Esta región es un santuario de biodiversidad y de gran riqueza maderera y de minerales en el subsuelo, que han despertado la codicia de empresas extractivistas. Ninguno de estos pobladores tiene propiedad, ni colectiva, ni individual, sobre las tierras que ancestralmente habitan. Y una universidad del Estado (universidad del Cauca) reclama derechos de propiedad sobre este territorio.

10 Debido a su ubicación geográfica es un sitio de grandes ventajas estratégicas para los grupos armados. En el Alto Naya los paramilitares realizaron una masacre en abril del 2001, que costó la vida a más de 100 personas, campesinos, negros e indígenas y que ocasionó el desplazamiento de más de pobladores. Existe un abandono total del Estado. Aún más, es el Estado el responsable de la situación de miseria en que se encuentran estas poblaciones.

11 Conclusiones 1. Los indígenas, afrocolombianos y campesinos tienen claro que estas características de su problemática no son exclusivas de ellos, sino que existen en todo el país y que la solución de sus problemas pasa necesariamente por cambios estructurales políticos y económicos a nivel nacional.

12 2. Todos y todas tenemos claro que la defensa del territorio del Naya empieza en la región. Y que la organización y la lucha es la unica posibilidad de encontrar soluciones. 3. Es necesario ajustar la agenda de lucha y hacer nuevos ajustes a sus organizaciones de base para adecuarlas más a la situación de emergencia social, cultural, económica y territorial que viven en este momento.

13 Dos lógicas económicas enfrentadas La primera: La de los pueblos indígenas y afrocolombianos del Pacífico que desarrollaron prácticas complejas de aprovechamiento de la oferta ambiental y utilización de los bosques, ríos y suelos sin deteriorarlos Esta forma de apropiación económica y cultural del territorio es lo que se denomina territorio tradicional. Es una fusión de la cultura con el territorio, que con el tiempo se fue convirtiendo en la escritura de propiedad que tienen estos pueblos sobre su hábitat.

14 Estas prácticas económicas exigen crear asentamientos dispersos a lo largo de los ríos y articular de forma eficiente de acuerdo a condiciones climáticas y ciclos productivos del bosque y de los ríos las actividades de aprovechamiento de la oferta ambiental, recolección de frutos, pesca y caza con la horticultura a la vega de los ríos.

15 La segunda: Es la que denominamos mercantil, que surge con el auge de la explotación maderera primero y la llegada de cultivos de uso ilícito después. Consecuencias de estas prácticas 1. Desestructura de los sistemas tradicionales de aprovechamiento sostenible de negros e indígenas. 2. Olvido de prácticas agrícolas tradicionales. 3. Surgimiento de nuevos proyectos de vida (visión inmediatista de aprovechamiento económico del territorio y lleva a competencias desleales por tierras y recursos.

16 4. Estas lógicas enfriaron las buenas relaciones de vecindad y convivencia. 5. El Estado no ha reconocido estas formas tradicionales de aprovechamiento y ocupación territorial de negros e indígenas. 6. Estos territorios son considerados de propiedad de terceros o baldíos. Esta situación ha propiciado la ocupación caótica del territorio, el saqueo de los recursos y la violación de los derechos de estos pueblos.

17 Segunda conclusión La mayoría de la población del Naya afronta las nefastas consecuencias de prácticas económicas que no tienen viabilidad económica, social, política y ambiental: El extractivismo y la economía de la coca. Ambas responden a demandas de afuera, y:

18 No son rentables en el largo plazo. Concentran beneficios en pocas manos. Generan miseria a su alrededor y destruyen bosques, ríos y suelos.

19 Causan heridas a muchos territorios volviéndolos improductivos. Los jóvenes, por todo esto, toman la decisión de irse, cuando no son enganchados por los actores armados. Crean desavenencias entre los grupos y ocasionan una competencia desleal por los recursos del territorio.

20 Los problemas que viven las comunidades condujeron a pensar en la posibilidad de conformar un movimiento social interétnico para resistir a la pérdida de sus propios espacios territoriales, amenazados además por un reordenamiento económico neoliberal y globalizador, para el cual las economías comunitarias y de relacionamiento solidario con la naturaleza son un estorbo.

21 En esta apuesta los dirigentes campesinos, indígenas y negros son concientes de que sus organizaciones de base (cabildos indígenas, consejo comunitario y juntas de acción comunal) tienen muchas falencias y debilidades que es necesario superar, si se quiere eficacia en las acciones. Tienen muy claro que se requiere de mucha imaginación y creatividad para iniciar un proceso de unidad entre poblaciones diferentes culturalmente y separadas por sus historias particulares, pero unidas por los mismos problemas, apremios y las mismas adversidades.

22 También saben, por experiencia propia, que el proceso de trabajar unidos requiere de mucha generosidad y tolerancia frente a las particularidades culturales de cada cual. Teniendo estas cosas en cuenta, deciden las comunidades apostarle a:

23 1. Trabajar por una organización común que junte las fortalezas en busca de autonomía. 2. Busqueda de la apropiación legal, económica, cultural y política de los territorios ancestrales del Naya. 3. Lograr acuerdos frente al manejo del territorio y uso de los recursos naturales, y 4. Desarrollar una economía propia, que sea cultural, ambiental, social, política y económicamente sostenible, que le garantice a todas las comunidades la soberanía alimentaria.

24 Encuentros interétnicos Para buscar los acuerdos de trabajo de todos los grupos, se realizaron cuatro encuentros interétnicos. El acuerdo más importante, tuvo que ver con el territorio del Naya, el cual debería ser sostenible en varias dimensiones: económicamente: que las actividades económicas sean rentables en el largo plazo y que cubran las necesidades de alimentación, vivienda y vestido de la población. Igualmente que la actividad económica este orientada fundamentalmente por las necesidades de la población local.

25 ambientalmente: que las actividades productivas no pongan en peligro los ecosistemas del territorio. No pongan en peligro su fauna y su flora. No destruyan los ríos y bosques. socialmente: que las actividades productivas no lleven a crear tales desigualdades, que terminen concentrando la riqueza en unas pocas manos, mientras la gran mayoría se debate en la miseria, como sucede en el resto del país.

26 Organizativamente: que exista una organización que garantice controles para impedir que los más fuertes impongan su voluntad sobre los más débiles. Que garantice justicia y promueva la solidaridad. La voluntad para reconocer y poner en práctica estos principios de sostenibilidad, es la escritura pública que tienen los pobladores para la porción de tierra que poseen al interior de este territorio. Y es un derecho que ningún grupo puede desconocerle a otro. La Unión Territorial Interétnica del Naya, UTINAYA, que surge de los acuerdos, tiene como función principal orientar las políticas para hacer realidad en el mediano y largo plazo la convivencia social, económica y política de todos los sectores sociales y de estos con la naturaleza.

27 II La problemática del Naya Tomamos el territorio como eje central para el análisis de la problemática del Naya. Con este fin trataremos cuatro aspectos centrales: 1. El territorio 2. La construcción de los sujetos 3. La gobernabilidad territorial 4. Interacciones e Incidencia política (manejo de relaciones externas)

28 La problemática territorial del Naya es compleja y es una tendencia en Colombia y Latinoamérica. La apuesta territorial de la Unión Territorial Interétnica del Naya, UTINAYA, no se orienta hacia una agenda territorial definida por un pueblo o un sujeto específico. El sujeto ahora es plural y eso la ubica en un contexto novedoso, aunque cada vez más habitual en regiones afectadas por la intensa dinámica demográfica de la última década.

29 Se trata de configurar territorialidad en términos pluriétnicos. No sirve un mosaico de piezas independientes sino una unidad espacial de convivencia coherente y útil para todos los pobladores. La suerte de cada grupo arrastra la de los demás: un cuerpo donde los daños que se le ocasione a alguna de sus partes afecta el buen funcionamiento de las demás.

30 Algunos problemas más significativos de la apuesta política de UTINAYA

31 1. Legalización de la propiedad, la posesión y usos de los recursos naturales Ninguno de los grupos de población cuenta con títulos de propiedad, salvo el resguardo de San Joaquincito (eperara siapidaara). Casi la totalidad de la cuenca es reclamada por la Universidad del Cauca. (Acto de donación, efectuado por Simón Bolívar en 1827 y ratificado por varios Decretos y Resoluciones posteriores. Un área de 17,278 Has. en la zona alta de la cuenca está incluida en el Parque Nacional Farallones de Cali el cual se pretende unir al Parque Munchique, en el Cauca, a través de un corredor biológico que atraviesa la cuenca del

32 La consideración de tierras fiscales a todas las tierras del Naya aún no tituladas o no incluidas en la propiedad de la Universidad. El gobierno desestima la posibilidad de titular las tierras en bloque a favor de los actuales ocupantes. Áreas importantes desde el punto de vista cultural y económico, como son los manglares o la costa pesquera, no cuentan con una protección legal similar a la del resto del territorio y, en el mejor de los casos, se dan en usufructo a las comunidades vecinas.

33 2. Concertación de la propuesta territorial No existe actualmente ninguna institución en el ordenamiento jurídico colombiano propicia a una titulación en bloque a favor de diferentes sujetos jurídicos colectivos. Algunos grupos, como los campesinos, no cuentan en la actualidad con ninguna fórmula legal de acceso a propiedad colectiva. El procedimiento legal de acceso a tierras de parte de cada uno de los grupos de población, cuando no es incompatible, puede llegar a producir resultados desequilibrantes o ser confuso en sus límites y formas de uso ya que la legislación propicia la exclusividad. Cada procedimiento tiene sus propias dificultades, su propio ritmo y duración; los recelos de cada grupo respecto a los avances del resto pueden propiciar la desunión y el conflicto.

34 Al estar vinculada cada institución jurídica (el territorio colectivo de las comunidades negras o el resguardo) con una serie de derechos, oportunidades o privilegios para los grupos específicos a que está dirigida, los menos favorecidos (campesinos mayormente) podrían considerar riesgoso un avance de los mejor ubicados legalmente; Por su parte aquellos que podrían acceder a determinados beneficios (como las transferencias de recursos en el caso de los Resguardos Indígenas), podrían tener interés en avanzar su propuesta en solitario. Estos disensos son manipulables y pueden hacer muy frágil la unidad si no hay conciencia de su existencia.

35 Vinculación del territorio a procesos fuera del control de la población La zona alta del Naya es un lugar estratégico en cuanto vía de paso; su control es primordia.(espacio estratégico desde un punto de vista militar). Se trata de una región en disputa. La zona está vinculada también económicamente a la violencia a través de cultivos de uso ilícito en la parte alta de la cuenca. Se utiliza a la población como recurso económico para mantener la insurgencia vía el mantenimiento de cultivos de coca que tienen grave impacto en la seguridad alimentaria, en la paz social y en el medio ambiente.

36 La presencia de esta problemática se utiliza como argumento para desestimar la titulación de las tierras colectivas por parte de las autoridades competentes. Uribe ha llegado incluso a hablar de expropiación de tierras colectivas en el caso de estar estas sometidas a los cultivos ilícitos.

37 Intereses económicos y políticos en disputa con la titulación colectiva Aunque no es explícito, es un objetivo visible reservar la región para su explotación extractiva. Los recursos y el potencial de los manglares, la presencia de metales auríferos, la ubicación estratégica de la cuenca, la prodigiosa biodiversidad (zonas con alto endemismo) son otro motivo para tratar de impedir que tierras tan promisorias para su explotación mercantil a corto plazo, sean excluidas del mercado.

38 El presidente Uribe ha hecho énfasis en su determinación por regresar a las economías de enclave, enfocando la economía hacia los megaproyectos que faciliten los negocios de las transnacionales, hacia las inversiones de alta rentabilidad industrial (exportaciones selectivas) y hacia la consolidación de mercados de tierras de amplia accesibilidad.

39 Los retos son múltiples: Buscar consensos básicos para armar una propuesta territorial compatible y favorable. Diseñar una ruta jurídica técnicamente viable y capaz de generar la adhesión de los pobladores yrefutar a quienes alegan propiedad de la cuenca. Incidir internacionalmente. Estudiar las estrategias para que el Naya esté en el mapa internacional de los derechos humanos; se debe colocar al gobierno de Uribe en una posición donde pierda menos facilitando el acceso a los derechos territoriales de los pobladores del río Naya, que negándolo.

40 Establecer con pragmatismo la estrategia de titulación de cada colectivo y los mecanismos y pautas para el control conjunto del proceso, de manera que no se produzcan desequilibrios, injusticias ni entrampamientos.

41 Instituir pactos mínimos, compromisos, responsabilidades y acuerdos respecto a la distribución de los espacios y el acceso a los recursos naturales que permitan a todas las partes asumir confiadamente las vicisitudes del proceso. Cabildear lo necesario para propiciar salidas jurídicas a la titulación de las tierras de aquellos grupos de población con mayores dificultades. Apoyar la construcción de un territorio "mental" (la cuenca del río Naya) asumido como vínculo de identidad y eje de las propuestas de futuro de cada grupo de población y del conjunto de todos los grupos.

42 Aspectos relativos a la construcción de los sujetos capaces de conducir el proceso. La tarea mayor de la apuesta económica, social y política de UTINAYA es la articulación de los diferentes grupos de población Es un proceso que calificamos como intercultural. De acuerdo con el Proyecto Q anil B, Guatemala, la interculturalidad consiste en "la promoción sistemática y gradual de espacios y procesos de interacción positiva que vayan abriendo y generalizando relaciones de confianza, reconocimiento mutuo, comunicación efectiva, diálogo y debate, aprendizaje e intercambio, regulación pacífica de los posibles conflictos, cooperación y convivencia".

43 Algunos problemas, dificultades y retos al respecto: Identidades en conflicto Hay colisiones: la competencia por los recursos. El hecho de estar o no vinculados al cultivo de la coca; el ubicarse en contextos vitales muy diferentes (río arriba o río abajo); la propia ética ecológica de cada grupo de población, etc. Se trata de diferencias que a veces significan más (para unir o para distanciar) que las propias diferencias étnicas. La adecuada integración de las identidades es uno de los puntos de dificultad en los procesos interculturales.

44 Las comunidades afrocolombianas se encuentran en un proceso de revisión histórica de las características de su etnicidad y pueden poner mucho celo en proteger los derechos específicos que les concede la nueva legislación nacional; Los colonos y campesinos han sufrido intensos procesos de desarraigo tras uno o varios desplazamientos y puede resultar para ellos difícil afirmar una vinculación con perspectivas de largo plazo con un nuevo hábitat y entre nuevos vecinos.

45 El miedo y la inseguridad, señas de identidad común para todos los grupos sociales en el río, inhiben habitualmente la forja de identidades con autoestima, propician el recelo y las desconfianza mutua y suelen relacionarse con sujetos sociales frágiles y expuestos a coerción.

46 Organización interna Una alianza interétnica requiere de organizaciones de base fuertes. En el Naya es preciso lidiar con diversos tipos de organización de cada grupo de población. Cada uno presenta retos distintos, que requieren de atención específica, sean cabildos, consejos comunitarios o juntas comunales. Un reto esencial es el de hacer compatible el funcionamiento de las instancias organizativas de cada grupo social y la instancia de UTINAYA.

47 La conformación de UTINAYA debe tomar previsiones y decisiones respecto a algunas formalidades jurídicas: a) La personalidad y características jurídicas de cada instancia organizativa sectorial deben estar formalmente activas en todo momento; b) La personería y características jurídicas de UTINAYA c) De las relaciones formales entre ambos niveles organizativos.

48 Articulación externa Las organizaciones de cada grupo de población no surgen del vacío político sino que se adscriben a un determinado movimiento organizativo con sus propios antecedentes, relaciones políticas, ideologías y proyectos. Esta ubicación orgánica previa puede generar dificultades a la hora de armar el sujeto pluriétnico. Por ejemplo, en la parte alta existen grupos nasa vinculados a la ACIN y otros a AICO, con posiciones que son antagónicas casi por definición;

49 El PCN al que podrían adscribirse las comunidades negras de la cuenca tiene un proyecto región-territorio vinculado más a la unificación de los territorios de las comunidades negras que a armar territorios pluriétnicos. Cada grupo mantiene relaciones con partidos políticos, iglesias, organizaciones de la sociedad civil y de la cooperación externa, municipios, funcionarios, empresas. Cada cual con intereses propios y distintos posiblemente de los intereses de los demás grupos y del colectivo multiétnico en su conjunto.

50 Es necesario debatir acerca de las características, mecanismos, alcances y límites de la articulación de los pobladores del Naya con las instancias, gremios o movimientos sociales externos, articulación indispensable para la incidencia política pero que no siempre va a ser franca siendo que cada grupo poblacional tiene un referente organizativo propio. Para la articulación es un reto lograr compatibilizar lo local con lo regional y lo nacional.

51 El colectivo ha propuesto una serie de líneas de trabajo a este respecto. Destacamos algunas: Paralelamente a la reconstrucción de identidades con autoestima (en cada grupo poblacional), se vislumbra la necesidad de generar una identidad vinculada con la cuenca del Naya, sus recursos, su gente y sus objetivos comunes. Esta identidad de Río debe ser un objetivo en la estrategia de construcción de un sujeto fuerte capaz de administrar y gobernar los asuntos comunes de la cuenca del Naya. El tema del Territorio Pluriétnico del Naya es un tema atractivo para iniciar el proceso.

52 Es importante trabajar con los jóvenes de ambos sexos y de todos los grupos sociales en pro de construir esa futura "identidad fluvial". La formación de nuevos líderes y promotores debe constituirse en un espacio orientado a la construcción intercultural de respuestas a la problemática del río en su conjunto. En un trabajo intercultural un primer paso es el del auto-reconocimiento y el del conocimiento mutuo. Se necesita reconocer, y que los demás conozcan, sus necesidades y sus características. (censo y estudio socioeconómico del Naya).

53 Plan de trabajo y formacion con participación de todos los sectores. La actual situación de anomia hace muy vulnerable a la población del Naya. El desprestigio y desconocimiento que se ha hecho de las autoridades locales es uno de los factores que suelen ubicar a la población bajo controles externos (de insurgentes, del miedo, de narcotraficantes, de militares). Fortalecer las autoridades locales, dotarlas de legitimidad, seguridad y mecanismos de participación y compromiso son tareas básicas que se ha propuesto el colectivo de trabajo y la coordinación de UTINAYA. Con ese fortalecimiento interno los grupos tienen la tarea de dar vida y fortalecer al sujeto capaz de conducir el proceso intercultural.

54 UTINAYA se ha instituido con el apoyo del colectivo de trabajo de forma horizontal, con un equipo de trabajo intercultural. Busca que todos se vean reflejados y tiene funciones no directivas sino impulsoras, etc.); Es necesario seguir trabajando en aspectos como: Definición de sus funciones (representación externa, incidencia política, promoción de procesos internos, entidad de resolución de conflictos interétnicos, promotor de pactos políticos, económicos, ecológicos, etc.); determinación de sus atribuciones ( qué puede y qué no puede hacer por sí misma, qué compete a la organización propia de cada grupo y qué a UTINAYA, cómo es su relación con las instancias orgánicas de tercer nivel a las que están afiliadas las organizaciones de los diferentes grupos sociales del Naya?); qué encargos concretos tiene en cada momento y cómo se delegan y cómo se controlan. Estamos hablando de todo un proceso de construcción del

55 Riesgos La tarea de UTINAYA puede ser muy delicada a muchos niveles, dado el contexto en el que actúa y los objetivos que se propone. En consecuencia es importante al menos debatir el nivel de formalidad y de capacidad jurídica con que debe contar. La mayor fortaleza de UTINAYA descansa en su éxito frente a los problemas graves de la cuenca. Uno de ellos es el sometimiento del río, al menos en su parte alta, a coerciones militaristas o violentistas. Es importante asumir como objetivo la firme determinación de terminar con el genocidio, el miedo, los enganches de jóvenes y todas aquellas otras secuelas de la violencia. Y también, poco a poco, con sus causas.

56 UTINAYA debe entonces fortalecer su capacidad de movilización para poder prevenir y responder a las agresiones externas. Se trata de un asunto muy difícil de manejar pero de tratamiento inevitable si se quiere alcanzar las metas previstas. De momento sería bueno que UTINAYA incida para impedir que la masacre del Naya quede impune.

57 Aspectos relativos a la gobernabilidad del territorio interétnico En el Naya existen obstáculos importantes para que los grupos puedan ejercer, sectorial o integralmente, el gobierno territorial. A nivel político Es débil la articulación entre zonas del río; Existe un aislamiento considerable entre el Alto Naya y el resto de la cuenca. Se trata de un río muy aislado, desvinculado de los servicios estatales y con una comunicación difícil con los otros ríos vecinos y con el resto del país.

58 La entrada principal al río por vía terrestre está controlada por armados; (Riesgo de bloquear la entrada) Constituye un lugar de paso de los diferentes grupos armados y dado que existen cultivos ilícitos en el Alto Naya, la cuenca es un punto rojo en el mapa colombiano lo que le resta La institucionalidad local no cuenta con reconocimiento efectivo y está desprestigiada. No existe capacidad para instaurar instituciones para la resolución de conflictos o para la canalización de acuerdos, normas permisos y restricciones. No existe de parte de la población capacidad de controlar a los agentes externos y sus frecuentes atropellos a los derechos humanos básicos.

59 A nivel socioeconómico La economía de la parte alta del río depende en buena parte de la coca, cultivada muchas veces bajo coerción y control de los agentes armados. La economía de la coca ha hecho desaparecer la agricultura de subsistencia y los alimentos básicos provienen en su práctica totalidad del exterior En consecuencia los niveles de desnutrición son altos,. La coca genera otros problemas de orden social: Incursiones de represalia, fumigaciones, enganches forzosos de jóvenes, un tráfago constante de gente que entra, sale y genera anomia y destrucción del tejido social; desvinculación de las familias con la vida cultural que gira alrededor de la economía de subsistencia; individualismo y desconfianza mutua entre los pobladores, etc. Además la economía de la coca se va expandiendo río abajo y ya ha comenzado a impactar en el Medio Naya.

60 A nivel ecológico El enorme potencial de recursos del Naya no alcanza para satisfacer las necesidades vitales de la población por diversas causas p como la cometencia de los cultivos ilícitos, el desconocimiento de técnicas simples de producción de recursos como el oro, el mal uso de los suelos, la enorme destrucción de recursos forestales y la potrerización de las zonas altas. Los recursos del río son escasos por la alta contaminación generada a partir de la producción de coca y sus derivados. La competencia entre los extractores domésticos y las empresas por el uso de los manglares y la zona pesquera de la costa va en aumento; cada día se incrementa el desorden y el descontrol de la pesca ilegal de parte de barcos pesqueros colombianos y ecuatorianos y la población de las comunidades están perdiendo el control

61 Aspectos urgentes para le Plan Alimentación: Es un punto esencial no solo por lo que significa en cuanto a la calidad de vida y la salud. Puede también contribuir indirectamente a generar condiciones para eludir la dependencia de la coca para la sobrevivencia. El peligro de verse sometida la cuenca del Naya a un bloqueo es real y, de producirse, provocaría necesariamente el abandono del río por quiebra alimentaria. Las comunidades han desarrollado un concepto de "soberanía alimentaria" como un objetivo orientado a prever este tipo de situación.

62 Para el colectivo de trabajo y UTINAYA el desarrollo de los pobladores del Naya pasa por su arraigo en el río, por su permanencia, o vale decir, por su resistencia, y esta pasa por la autosuficiencia alimentaria. Se trata de un tema que ha transitado desde la cocina al campo de la política. Si se opta por comer se está adoptando un posicionamiento político profundo que replantea conceptos como la pobreza, la participación en el mercado, los fines de la educación, la evaluación real de los impactos extractivos y el ejercicio de una autonomía real.

63 El regreso a la agricultura genera beneficios adicionales de orden social y cultural (y otros relacionados con la salud mental). Las supuestas ventajas comparativas de la economía de la coca no deben sólo analizarse en términos de ingresos sino que deben incorporarse a la reflexión las "externalidades" de esta economía y su repercusión sobre la vida familiar y comunal. El enfoque del trabajo alimentario puede ser múltiple: De carácter productivo, líneas de intercambio de productos alimenticios de "pancoger" entre el Alto y el Bajo Naya, introducción de industrias de transformación domésticas, ordenamiento productivo de cara a la sustitución de productos de fuera (producción de maíz, arroz, panela, por ejemplo), mejoras tecnológicas, diversificación y distribución de

64 Coca Se trata de un asunto que incide en todos los aspectos relacionados con la gobernabilidad del territorio. Su impacto es contundente en las condiciones necesarias para practicarla. Es difícil pensar en un futuro con libertad y calidad de vida sin buscar solución a este problema. Lo cierto es que, hoy por hoy, no sólo es la producción que define la economía de buena parte del río sino que las fuerzas coactivas que rodean esta producción amenazan con dar un seguimiento cercano a cualquier iniciativa que los pobladores puedan determinar al respecto.

65 La estrategia de UTINAYA y el colectivo de trabajo en este caso no es el de atacar directamente el problema de la coca, sino la de incidir progresivamente sobre sus causas y algunas de sus consecuencias. Una mejora en la alimentación y mejores posiciones respecto a ingresos por el lado de las causas y una serie de iniciativas para controlar la contaminación de aguas son una forma de comenzar a atacar el problema. Lo importante es que la coca esté en la agenda común (como un problema) y que sea tema de reflexión y debate permanente hasta encontrar la manera de afrontar su solución.

66 Control y aprovechamiento de los recursos naturales Mejorar la situación de control y aprovechamiento de los recursos naturales puede ser también una manera de incidir para provocar un giro en la dirección de la economía de la cuenca. Algunos aspectos que consideramos de interés: todo lo relativo al aprovechamiento de palmeras, el restablecimiento de los recursos hidrológicos, la apropiación legal, defensa y aprovechamiento organizado de los recursos asociados a los manglares (mariscos, especialmente la piangua) y un reordenamiento de la actividad forestal en base a acuerdos y regulaciones consensuadas.

67 Juventud: Una preocupación especial de las familias de esta región es el desarraigo de las nuevas generaciones de jóvenes, entre los que se da la más alta proporción entre los reclutados para los cultivos ilícitos por carecer de orientación adecuada. Del mismo modo, es entre los jóvenes que se producen más pérdidas humanas por causa de la violencia (varios de los jóvenes negros masacrados en Buenaventura son oriundos del Naya, dentro de ellos se encuentra el hijastro de Isabelino, uno de los coordinadores de UTINAYA). Por medio de los jóvenes se nutren muchos de los intentos de subordinar las economías comunitarias a los designios del capital. El 60% de la población de esta región son jóvenes y están actualmente desvinculados de las tareas de gobierno y, progresivamente, desacostumbrándose de las vinculaciones con la tierra y con la cultura generadora de recursos.

68 La diáspora de estos (y estas) jóvenes hacia las ciudades amenaza hacia la futura estabilidad territorial y demográfica de las comunidades y pueblos del Pacífico colombiano que hoy luchan por afianzarse en sus territorios como única posibilidad de resistencia frente a las presiones de la violencia. La incursión de los jóvenes en las actividades organizativas y en iniciativas acordes con sus aspiraciones de futuro es hoy una necesidad para garantizar la seguridad territorial de pueblos y comunidades.

69 Existen procesos en las cuencas vecinas del Bajo San Juán, Cajambre y Yurumanguí vinculando a los jóvenes a iniciativas de recuperación y aprovechamiento ordenado de recursos y es posible realizar un trabajo coordinado al respecto. La música y otras artes pueden generar mucha adhesión entre los jóvenes. Consultar con ellos las posibilidades de trabajar estos aspectos culturales ofrece posibilidades muy sugestivas para incorporar a los jóvenes en ese proceso de construcción de una identidad "del Naya". Es en este sentido que el grupo de música y danza de Puerto Merizalde Manglares del Pacífico, debe seguir siendo promovido por UTINAYA.

70 Aspectos relativos a las interacciones y a la incidencia política. El Naya tiene una agenda muy amplia en cuanto se requiere a su articulación: Desde luego que el primer reto es su articulación interna (la identidad del Naya, UTINAYA). La incidencia política de UTINAYA es necesaria asimismo en múltiples áreas orientadas hacia problemas puntuales pero también respecto al impulso de reformas democráticas:

71 Los derechos humanos: Aquí un punto primordial es concluir el proceso por la masacre del 2001 y las indemnizaciones correspondientes. No se trata de dinero sino de hacerse respetar y de obtener beneficios compensatorios en orden a garantizar y prevenir situaciones futuras (el territorio interétnico podría ser uno de esos beneficios); dentro de esta problemática existen una serie de posibles intervenciones en foros internacionales. Un tema recurrente es la necesidad de considerar como guerra el actual conflicto, de manera que sean de aplicación las normas del Derecho Humanitario respecto a los miembros de la sociedad civil.

72 Los derechos territoriales: El asunto primordial aquí es incidir para la extinción del dominio de la Universidad del Cauca sobre los territorios de la cuenca y la apertura de los procesos de titulación. Existen una serie de reformas de interés que deben ser objeto de atención, entre las que señalamos: la reconsideración de una fórmula jurídica que facilite la titulación colectiva de las tierras de colonoscampesinos; la posibilidad de generar un procedimiento especial para la articulación de territorios interétnicos; la condición legal de los manglares y las zonas costeras dentro de los títulos colectivos de las comunidades negras y los pueblos indígenas; la legislación forestal. Los impactos ambientales: Principalmente el de las actividades extractivas, de los cultivos de uso ilícito y de los megaproyectos que se vienen para la región.

73 UTINAYA debe debatir y poner en mesa de discusión los mecanismos de su articulación con las diferentes instancias organizativas de los movimientos sociales a los que pertenecen los diversos colectivos de sus pobladores. Este encuentro en la comunidad de El Nilo es el espacio ideal para abordar el debate. Con este fin es que estamos aquí todos los que nos hemos propuesto sacar al Naya adelante. Hemos tratado de exponer, aunque de forma muy sintética la problemática que estamos afrontando. Para poder culminar con éxito este trabajo UTINAYA necesita de todos ustedes.

Sitemap